Regístrate ahora

Acceso

Contraseña Perdida

¿Has perdido tu contraseña? Por favor, introduce tu dirección de email. Recibirás un enlace para crear una nueva contraseña en dicho email

Acceso

Regístrate ahora

¡No te llevará más de un minuto!

La legítima defensa como eximente o atenuante

Los eximentes y atenuantes en el código penal Español

Las eximentes de responsabilidad penal son aquellas circunstancias que exonera o liberan de la responsabilidad penal a aquellas personas que haya cometido un delito. Es decir, permite que una persona sea declarada como inocente a pesar de, en principio, haber cometido un hecho que debería de ser calificado como delito.

Un atenuante, a diferencia , no exonera de la responsabilidad, sino que simplemente la reduce o aminora su responsabilidad, y en consecuencia, la condena. 

El código penal

El Código penal, recoge en el artículo 20 varias eximentes de responsabilidad penal, y en el artículo 21, varias atenuantes.

Así el artículo 20.4 indica que:

Están exentos de responsabilidad criminal: (…)

4.º El que obre en defensa de la persona o derechos propios o ajenos, siempre que concurran los requisitos siguientes:

Primero. Agresión ilegítima. En caso de defensa de los bienes se reputará agresión ilegítima el ataque a los mismos que constituya delito y los ponga en grave peligro de deterioro o pérdida inminentes. En caso de defensa de la morada o sus dependencias, se reputará agresión ilegítima la entrada indebida en aquélla o éstas.

Segundo. Necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla.

Tercero. Falta de provocación suficiente por parte del defensor.

Según la jurisprudencia, y en relación con lo anterior, existe legítima defensa cuando, ante una agresión injusta, alguien, por la urgencia del caso y la consiguiente imposibilidad de acudir a la protección del Estado como titular del monopolio de los medios violentos, utiliza alguno de tales medios violentos para rechazar esa agresión, y en esta acción incide en un tipo de infracción penal, quedando exento de responsabilidad penal por estimarse que esa conducta está justificada porque en tales supuestos hay una tácita delegación de los poderes coercitivos públicos en beneficio del que actúa como defensor, produciéndose tal justificación cuando la defensa se limite a lo estrictamente necesario, y en la medida en que exista un exceso habrá posibilidad de aplicar la eximente incompleta.

En consecuencia, para que la legítima defensa tenga efectos eximentes completos ha de reunir los siguientes requisitos:

  1. Que sea efectuada como reacción a una agresión ilegítima. La agresión ilegitima debe poner en peligro un bien jurídico como consecuencia de un acto doloso, además ha de se real, actual o inminente.
  2. Que el medio empleado sea racionalmente necesario. Lo que equivale a la proporcionalidad de medios entre el ataque del agresor y los empleados en la reacción por parte del que se defiende, es decir, se ha de responder con la defensa mesurada, sin excesos repudiables que sobrepasen en la réplica a la agresión de que fue objeto. Por lo tanto, el medio elegido para la defensa debe ser el menos lesivo posible y utilizado con la menor intensidad posible.
  3. Que tal agresión no haya sido provocada por el que se defiende o si lo hubiera sido no hubiera tomado parte en ella el defensor. No es posible si hay un provocación previa, o en supuestos de riña mutuamente aceptada por entender que existe provocación mutua.

En caso contrario, es decir, que no se cumplan todos estos requisitos, podíamos estar hablando de una eximente incompleta. en este sentido, el artículo 21 del Código Penal Español indica que:

Son circunstancias atenuantes:

1.ª Las causas expresadas en el capítulo anterior, cuando no concurrieren todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad en sus respectivos casos.

En consecuencia, si no se acreditan todas las causas para acreditar una eximente, podrá beneficiarse de atenuante, es decir una eximente incompleta.


Sobre DerechoAprendiz